La Suspensión del Proceso a Prueba: ¿La Probation Argentina?

Taller de Liderazgo
Taller de Liderazgo
18 febrero, 2019
Ley de Paridad de Género
Ley de Paridad de Género en Listas Electorales
19 marzo, 2019
Suspensión del Proceso a Prueba

Nota de un Profesional de DeLey

LA SUSPENSIÓN DEL PROCESO A PRUEBA: ¿LA PROBATION ARGENTINA?

La suspensión del proceso a prueba fue introducida en nuestro Código Penal a través de la Ley 24.316 (13/5/94). Conforme surge de los Artículos 76 bis y 76 ter de dicho cuerpo normativo, implica básicamente dejar en suspenso el proceso penal mientras el imputado se somete a una serie de reglas durante cierto periodo. Si se cumplen las condiciones previstas, «se extinguirá la acción penal» (Art. 76 ter, cuarto párrafo). Ahora bien, tanto en los medios de comunicación[1] como en cierta doctrina[2] y jurisprudencia[3] se utiliza el término probation para referirse a este instituto. A continuación señalaremos algunas similitudes y diferencias entre la suspensión del proceso a prueba y la probation del sistema estadounidense con el objeto de consignar sus alcances y efectos.

Ante todo, corresponde señalar qué normas debemos tener presentes para analizar esta figura en nuestro ordenamiento jurídico. Si bien el Código Penal (el código de fondo, de alcance nacional) regula el instituto, el Artículo 76, tras la modificación que se introdujo en 2015 (Ley 27.147), remite a los códigos procesales y prevé que el Código Penal se aplicará en subsidio en esta cuestión. Por consiguiente, en el fuero federal se aplicará el recientemente sancionado Código Procesal Penal Federal (Ley 27.482), que, en su Artículo 35, regula el instituto que nos ocupa.

Por su parte, la figura de la probation en los Estados Unidos se encuentra regulada en la legislación penal de los diferentes estados. Recordemos que los estados gozan de más amplias facultades para sancionar normas tanto de forma como de fondo y algunas leyes nacionales se aplican a cuestiones federales o en subsidio ante la falta de normas locales expresas. Así pues, el Model Penal Code, que no es vinculante pero es utilizado como referencia por varios estados, establece en su Artículo 6.02(b) la figura objeto de análisis. A modo de ejemplo, los estados de Misuri (2017 Missouri Revised Statutes, Capítulo 559, Art. 016), Arizona (2017 Arizona Revised Statutes, Título 13, Art. 901) y Tennessee (2017 Tennessee Code, Título 40, Capítulo 28, Art. 101) también la regulan expresamente.

La principal diferencia entre ambos institutos es que, mientras la suspensión del proceso a prueba implica suspender el proceso, la probation en los Estados Unidos implica una condena. Es decir, en los Estados Unidos implica la finalización del proceso, una condena y una pena: la probation. En muchos casos es accesoria a la pena de prisión. Desde luego, ambas figuras buscan evitar o reducir la prisionización. En consecuencia, el incumplimiento de las condiciones de nuestro instituto no se traducirá en la detención del imputado, sino en la reanudación del proceso. («En caso de revocación el procedimiento continuará de acuerdo a las reglas generales», Art. 35, penúltimo párrafo, Código Procesal Penal Federal). Por el contrario, si se incumplen las condiciones de la probation en Estados Unidos, la detención será la consecuencia natural.

Las diferencias señaladas son importantes puesto que, en nuestro ordenamiento legal, queda incólume el principio de inocencia durante la suspensión del proceso (dado que aún no recayó sentencia condenatoria), en tanto que en los Estados Unidos el beneficiario de la probation ya está condenado por el delito que se le endilga.

Por último, cabe destacar que, mientras la suspensión del proceso a prueba debe ser solicitada por el imputado, la probation puede ser impuesta por el juez o puede surgir de un acuerdo entre el imputado y la fiscalía en virtud del cual reconoce su culpabilidad, en este sentido, puesto que se produce con anterioridad a la sentencia, la suspensión del proceso en nuestro país no implica ni confesión ni reconocimiento de ningún hecho delictivo por parte del imputado.

En conclusión, creemos que las importantes diferencias que existen entre ambas figuras (en particular sobre el principio de inocencia, la existencia de sentencia condenatoria y los efectos del incumplimiento) justifican dejar de denominar probation a nuestra suspensión del proceso a prueba y considerarla un instituto particular con sus características específicas. Específicamente, los traductores debemos tener especial cuidado a la hora de traducir estos términos al inglés y probation al español. Pues, como hemos visto, se refieren a realidades diferentes.

 

Juan Roberto Pau

Traductor público (UBA)

Prof. Adjunto de Trad. IV − Inglés

Facultad de Derecho (UBA)

 

[1] Ver https://www.elpatagonico.com/un-joven-prefirio-ir-juicio-vez-aceptar-una-probation-n3061850 [última consulta: 27 de febrero de 2019]; http://www.diarioandino.com.ar/noticias/2012/03/26/74484-el-tsj-revoco-fallo-que-concedia-probation-al-conductor [última consulta: 27 de febrero de 2019]; https://www.infobae.com/politica/2019/02/22/ordenaron-a-los-fiscales-no-beneficiar-a-los-motochorros-con-tareas-comunitarias-para-frenar-las-exarcelaciones [última consulta: 27 de febrero de 2019].

[2] Ver Zaffaroni, Eugenio (2006). Manual de derecho penal. Parte general. Segunda edición. Primera reimpresión. Buenos Aires: Ediar. Pág. 727; Moras Mom, Jorge (2004). Manual de derecho procesal penal. Juicio oral y público penal nacional. Sexta edición actualizada. Buenos Aires: LexisNexis Abeledo-Perrot.

[3] Ver CFCP, Sala IV, causa CFP 5471/2011/TO1/15/CFC2, «CEJAS, Raúl Eduardo s/ recurso de casación», 3/11/2017; causa CPE 1373/2014/TO1/6/CFC3, «Demarco, Fabián Humberto s/Suspensión de Proceso a Prueba», 8/11/18; causa FTU 400696/2006/TO1/3/CFC2, «González, Enrique Fausto s/recurso de casación«, 24/10/18.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *